El salario emocional

Cuando hablamos de trabajo, y de la relación entre empresario y trabajador, lógicamente la retribución salarial es parte fundamental de la misma, pero cada vez se escucha hablar más de otro tipo de retribución de naturaleza no económica: el denominado salario emocional.

El salario emocional

Actualmente sabemos que, aun siendo lo más importante, el salario económico no es solo la única contraprestación que un trabajador puede recibir y, lo más importante, valorar positivamente.

Como especialistas en planes de retribución flexible, ya hemos hablado en otras ocasiones de la importancia de que la empresa ofrezca unos planes de retribución que integren, además de una contraprestación económica, otro tipo de bienes y servicios que pueden resultar muy interesantes para sus trabajadores.
Seguros de salud, tickets restaurante… en la actualidad cada vez más empresas ofrecen este tipo de salario en especie a sus empleados, porque, por un lado, resulta beneficioso para ambas partes desde el punto de vista fiscal, pero por otro, además supone una motivación extra para los empleados. Un beneficio quizá no tan tangible como el dinero, pero igualmente valioso.

La motivación de los empleados de la empresa es un aspecto que, afortunadamente, cada vez se tiene más en cuenta en las empresas.
La satisfacción en la realización del trabajo implica tener trabajadores más contentos, productivos y motivados, algo que se nota en el día a día de la empresa y se refleja en unos resultados positivos.

Además, las nuevas generaciones cada vez le otorgan más importancia a la posibilidad de compatibilizar su vida privada con la laboral, por lo que valoran más un salario emocional que contribuya a que esto sea efectivo.

Para que un trabajador/a esté a gusto en su puesto, qué duda cabe de que recibir un salario que considera justo es imprescindible, pero, si queremos ir más allá, debemos pensar en otro tipo de retribuciones. Por ello, cada vez habla cada vez más del llamado salario emocional.

Pero, ¿Qué es el salario emocional?

Se denomina salario emocional a todas aquellas “retribuciones” de carácter no económico que la empresa ofrece a sus empleados/as.
Este tipo de retribución tiene como objetivo que el trabajador se sienta más satisfecho en su puesto de trabajo ya que este tipo de “salario” le ofrece una serie de ventajas añadidas a su nómina.

Para entender mejor el concepto de salario emocional, qué mejor que utilizar algunos ejemplos:

  • Posibilidad de teletrabajar: la opción de trabajar desde casa algunos días (o todos) es algo que se valora muy positivamente por muchas personas, ya que permite por un lado cierta flexibilidad horaria, lo que les ayuda a conciliar vida familiar y laboral y, por otro, un ahorro de costes (por ejemplo, en trasporte, comida etc.) y de tiempo.
  • Horario flexible: no tener una hora fija de entrada y salida, le da la posibilidad a los trabajadores de que puedan compatibilizar mejor su vida personal con la laboral. Por ejemplo, si tienen que acompañar a sus hijos al colegio, si un día tienen que hacer algún recado…
  • Beneficios sociales: aquí entraríamos dentro de lo que se conoce habitualmente como el salario flexible. Son todos aquellos beneficios y servicios que la empresa pone a disposición de los trabajadores, como los seguros de salud, ticket restaurante, ticket guardería etc.
  • Desarrollo personal y profesional: cuando un trabajador/a tiene posibilidades reales de crecimiento en la propia empresa, qué duda cabe que su motivación será mayor. Aparte de que la empresa, por planificación, ya contemple esta posibilidad, puede contribuir activamente ofreciéndole formación específica, no solo para su puesto actual, sino para sus futuras competencias.



Podríamos hablar de otros conceptos igual de importantes, como parte del salario emocional, como es, el de crear una cultura de empresa en la que todos los trabajadores se sientan parte de la misma y compartan los mismos valores (que ellos hayan ayudado a definir), el fomentar el buen ambiente laboral y el trabajo de equipo etc.

¿Por qué las empresas deberían conocer el concepto de salario emocional?

No nos olvidemos de que, en última instancia, el objetivo principal de una empresa es crecer, en todos los sentidos.

Para entender la importancia del salario emocional dentro de la empresa, sus responsables, así como los responsables de recursos humanos, deben ser conscientes de la relación directa que existe entre que un trabajador se sienta satisfecho y motivado, con una mayor productividad y un trabajo de mayor calidad. Un trabajador en esas condiciones no solo llevará a cabo sus tareas con buen desempeño, sino que, por ejemplo, puede aportar nuevas ideas de mejora.

Un trabajador que se siente parte integrada e importante de la empresa será el principal interesado en el éxito de la misma.

No todas las empresas son iguales, ni tampoco sus recursos, pero desde la más pequeña a la más grande, todas pueden adoptar medidas para que los salarios no solo sean económicos, pueden aportar ese “extra” con el que todos, tanto empresa como empleados, ganarán.

Importancia del salario emocional

En definitiva, el salario emocional, a veces más sutil que el salario monetario, puede ser igual o más importante, cuando realmente contribuye a que el empleado se sienta valorado, motivado e integrado en la empresa, y además, le permita compatibilizar vida personal y laboral de mejor forma.

Hemos de reconocer que, los tiempos han cambiado y que el salario ahora ya no solo se compone por una cantidad económica. Su valor se multiplica cuando va acompañado de un salario emocional.
Esta combinación ganadora te ayudará a retener el talento en tu empresa, y que, así, todos, tanto los trabajadores como la empresa, evolucionen y crezcan juntos.

¿Quieres saber más sobre planes de retribución flexible? Consulta ahora con nuestros expertos y conoce todas sus ventajas, para empresa y trabajadores.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE