Qué es la carencia en un seguro de salud

El periodo de carencia es un concepto muy relacionado con los seguros de salud privados, y uno de los aspectos más relevantes a tener en cuenta cuando estamos decidiendo qué seguro de salud elegir.

De hecho, la existencia o no de periodos de carencia es una de las condiciones que más puede inclinar la balanza a favor de un seguro u otro.

No todos los seguros cuentan con periodos de carencia. Por eso, es importante evaluar diferentes opciones.

Qué son las carencias en los seguros de salud

¿Qué significa carencia cuando hablamos de seguros de salud?

Cuando contratamos un seguro de salud, nuestro objetivo es que nos ofrezca todos los servicios médicos que nosotros y nuestra familia, podamos necesitar. Pero no siempre están incluidas todas las prestaciones. En algunos casos estas prestaciones no se ofrecen en ningún momento (por ejemplo, cobertura dental, que es habitual contratar aparte), o, en otras, estas prestaciones no vienen incluidas de forma temporal, como el caso de las carencias.

La existencia de periodos de carencia en el seguro implica que determinadas coberturas no estarán incluidas durante un tiempo determinado, a contar desde el inicio de la póliza, hasta transcurrido el plazo de carencia preestablecido.

Por ejemplo, es habitual la existencia de carencias en caso de embarazo. Si en nuestro seguro de salud tenemos una carencia de ocho meses por embarazo, esto significa que desde que comenzamos a disfrutar de nuestro seguro hasta transcurrido un año, si se produce el embarazo, el seguro no cubrirá las prestaciones relacionadas con este como pueden ser revisiones, pruebas, parto etc.

¿Cuáles son los motivos para incluir el uso de la carencia en un seguro?

Y ahora te preguntarás ¿Por qué algunos seguros incluyen periodos de carencia? El motivo no es otro que el de evitar que algunos asegurados contraten el seguro para tratar algún estado preexistente (por ejemplo: la necesidad de una intervención quirúrgica) o en previsión de que vayan a necesitar una cobertura muy específica (en caso de embarazo).

El objetivo de cualquier seguro es el de cubrir futuros imprevistos, teniendo en cuenta que por imprevistos entendemos circunstancias que pueden darse de forma fortuita en el tiempo.

Contratar un seguro para que cubra circunstancias ya previsibles o conocidas es contrario pues a la finalidad de contratación de un seguro, ya que es precisamente la incertidumbre con la que se juega en este tipo de productos.

Por eso, entre otras cosas, además de los periodos de carencia, es muy habitual que la compañía aseguradora, de forma previa a la contratación, haga una serie de consultas relativas a nuestro estado de salud (el denominado formulario de salud) tanto en el pasado como en el presente: si hemos sido intervenidos alguna vez, si tenemos alguna patología previa, antecedentes familiares de salud etc.

Las desventajas de la carencia en los seguros de salud

Si tu objetivo principal al buscar un seguro sanitario privado es el de tratar determinadas dolencias que ya sufres, o con la previsión de recibir ciertas prestaciones, deberás tener muy presente que es posible que no las recibas hasta transcurrido un periodo de tiempo que puede ser de hasta meses o un año.

Establecer un periodo de carencia es la forma en que muchas compañías se aseguran de que la contratación será para un largo plazo y no para tratar determinada dolencia y después cursar la baja.

¿Cuáles son las principales carencias en seguros médicos?

Aunque las características y condiciones de cada seguro de salud son específicas, encontramos una serie de carencias muy habituales en algunos de ellos. Deberemos tener en cuenta todas ellas a la hora de decidirnos por una opción de seguro u otra:

Carencia por embarazo

Este tipo de carencia es muy habitual y con ella debemos tener presente que puede haber prestaciones no incluidas.

Habitualmente, el periodo de carencia establecido es de unos 8 meses. Transcurrido el mismo, las coberturas relacionadas con el embarazo quedarían cubiertas, pero, mientras tanto debemos tener en cuenta que todas las pruebas y revisiones relacionadas con el control del embarazo, el propio parto y postparto no estarían incluidas.

Cuando existe este periodo de carencia en nuestro seguro médico, deberemos tener muy presente que tampoco cubriría un embarazo previo a la contratación del mismo (aunque no tuviéramos aún conocimiento del mismo)

Carencia por intervención quirúrgica

Para evitar que el asegurado contrate el seguro solo para someterse a una intervención que ya sabía que sería necesaria, se establece una carencia.
La carencia puede variar entre los 3 y los 6 meses, dependiendo de si se trata de una intervención menor que no requiere ingreso u otra en la que sí será preciso.

Carencia por rehabilitación

Si necesitas rehabilitación por alguna lesión que hayas sufrido o tras una intervención quirúrgica es posible que esta no esté cubierta si tu seguro contempla una carencia. El periodo medio para este tipo de carencias es de unos 6 meses de media.

Carencia en tratamientos especiales

Por tratamientos especiales se entienden aquellos más especializados como pueden ser para dolencias cardiovasculares, tratamientos oncológicos etc. Para este tipo de carencia, el periodo establecido puede establecerse, según el tratamiento, entre 3 meses y 1 año.

Además de estos periodos de carencia más habituales puedes encontrar otros como son:

  • Realización de análisis complejos
  • Implantación de prótesis quirúrgicas
  • Planificación familiar: ligadura de trompas y vasectomía
  • Segunda opinión médica.


¿Existen seguros de salud sin carencia?

Por supuesto. Entre la amplia variedad de seguros de salud privados, puedes encontrar algunos en los que se eliminan los periodos de carencia.

Cada compañía establece sus propias condiciones en cuanto a seguros de salud, e incluso comercializa diferentes modalidades. Algunos de ellos pueden carecer de carencias, o bien, contar con muy pocas.

También se pueden tener en cuenta las propias circunstancias del futuro asegurado, así como si va a contratar el seguro para varias personas o si proviene de otra compañía de seguros a la hora de eliminar estas carencias. En definitiva, que puede ofrecer condiciones particulares para cada caso, entre las que se encuentren la eliminación de carencias.

Cuando tengas que elegir un seguro de salud, es importante que, entre otras cuestiones, pidas información detallada acerca de si existen carencias y cuáles son estas, así como el periodo establecido para cada una de ellas.

La carencia en los seguros de salud de empresa

Una de las ventajas que encontramos en los seguros de salud contratados a través de empresa es que estos habitualmente carecen de periodos de carencia.

Precisamente, uno de las características de estos seguros es que ofrecen mayores coberturas y se eliminan algunas preexistencias y condiciones como es el caso de la carencia. Por eso, el seguro de salud, contratado a través de tu empresa, puede ser aún más ventajoso. Te animamos a que te informes sobre él.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE