Legislación para el salario en especie en España

El salario en especie es una modalidad de remuneración por parte de la empresa contemplada por la legislación laboral española. El salario en especie está formado por una serie de servicios o beneficios, de naturaleza no económica que la empresa ofrece al trabajador.
Legislación sobre el salario en especie

Características del salario en especie en 2019 en España

El salario en especie debe tener necesariamente un carácter patrimonial, lo que significa que tiene un valor monetario cuyo pago suponga en la práctica un incremento patrimonial para el trabajador. En otras palabras, debe ser cuantificable en términos económicos.

El pago del salario en especie y qué se puede considerar como salario en especie está contemplado en la legislación española. Pero, en cualquier caso, debemos tener en cuenta que nuestra normativa siempre prima al salario en metálico frente al salario en especie.

De esta forma, conforme a la legislación, existen una serie de limitaciones para el pago de este tipo de salario como son:

  • El pago del salario en especie debe ser acordado por empresario y trabajador. La empresa solo podrá imponer este tipo de salario si una norma previa así lo aprueba o está incluido en el Convenio Colectivo aplicable. De tal forma que un trabajador puede negarse (a no ser que esté así establecido normativamente) a que parte de su salario sea en especie.
  • El porcentaje de lo que se paga en concepto de salario en especie está limitado. Por ello, este no puede exceder del 30% del total del salario. En cualquier caso, el porcentaje del salario en especie no podrá minorar la cantidad monetaria a cobrar equivalente al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).
  • Cuando se acuerda pagar el salario en especie el salario del trabajador/a estará compuesto por dos conceptos: por un lado, su retribución en dinero, y, por otra la parte correspondiente al salario en especie que previamente se haya pactado.

Ventajas del salario en especie


El salario en especie puede estar formado por bienes o servicios que estén sujetos a retención o no.

Especialmente interesantes resultan aquellos por los que no se practican retenciones ya que, en la práctica, ofrecen una ventaja para el trabajador y además, nominalmente suponen más dinero, ya que no están sujetos al pago de impuestos. Este sería el caso de por ejemplo los tickets restaurante, tickets guardería o el pago de seguros de salud privados (siempre que su cuantía anual por persona no exceda de los 500 euros)

Por tanto, el salario en especie puede suponer un incremento patrimonial en la práctica para el trabajador/a.

Además, dentro de un plan de retribución flexible por parte de la empresa, los trabajadores pueden en ocasiones elegir qué conceptos quieren que formen parte de su salario en especie, lo cuál les ofrece más flexibilidad.

Otros conceptos que no se consideran rendimientos de trabajo, y, por tanto, no se aplican retenciones pudieran ser:

  • Cantidades destinadas a la formación y reciclaje del trabajador, dentro de su ámbito de trabajo y actividad.
  • La utilización de bienes y servicios que la empresa pone a disposición de sus empleados con fines lúdicos o culturales.
  • Entrega de acciones o participaciones de la empresa por un valor no superior a los 12.000 euros anuales.

Fiscalidad del salario en especie


En ocasiones existe confusión con respecto a lo que se considera salario en especie y lo que no. La diferencia entre ambos es importante ya que de ello depende de si deben realizarse retenciones a cuenta (IRPF) de los conceptos pagados como salario en especie o, si, por el contrario, están exentos.

Algunos conceptos de salario en especie son considerados como rendimiento del trabajo y por tanto están sometidos a retención de IRPF, siendo de esta forma computables para el cálculo de la base reguladora.

Los conceptos de salario en especie que cotizan son, por ejemplo:

  • Vivienda: la empresa puede poner a disposición del trabajador una vivienda, bien de forma gratuita, bien a un precio de mercado inferior. El disfrute de esta vivienda estará condicionado a que se mantenga la relación laboral.
  • Manutención: se denomina así a la entrega por parte de la empresa de o bien cheques restaurante o bien de facilitarte la realización de las comidas en el comedor de la empresa, subvencionando así el coste de las mismas.
  • Vehículo: se considera salario en especie al vehículo que la empresa ponga a disposición del trabajador/a para su uso y disfrute en el ámbito privado. Es importante que se haga esta distinción ya que el vehículo de empresa, prestado solo para llevar a cabo su trabajo, no se consideraría salario en especie.
  • Pagos por transporte: el pago de una cantidad determinada para cubrir los pagos por el transporte que realice el trabajador/a hacia y desde el lugar de trabajo también pueden considerarse como salario en especie.


El salario en especie es un tipo de retribución que puede resultar de mucho interés para muchos trabajadores/as. Por ello, cada vez más empresas adoptan un plan de retribución flexible en el que se contemple la opción de que parte del salario sea por este concepto, algo que puede ser ventajoso tanto para empresa como trabajadores.
No dude en consultar con nuestros expertos sobre todas las opciones.


INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE